martes, marzo 07, 2006

El Macho Iberico

Maria y Tomás llevaban o mejor dicho cargaban a cuesta 5 años de casados, Tomas desde niño siempre se creyó el cuento del “macho ibérico”, era tal su convencimiento, que alardeaba con sus compañeros de oficina de los polvos que le echaba a su mujer y a cuanta chica se le atravesaba en su camino. Se sentía un portento dentro de su mitomanía.
“…uff…anoche le eche 5 polvos a mi mujer sin sacárselo, estoy adolorido”
Otro día llegaba y comentaba delante sus compañeros. “Mi mujer se esta volviendo frígida…ya no me aguanta mas de tres polvos en la noche”, los oyentes le miraban y sonreían con disimulo. Así transcurría la vida de Tomas

... Un sábado en la mañana Tomás se despierta y le pellizca una nalga a María y le dice:
Si hicieras ejercicios para darle firmeza a esas nalguitas, ese culito…..seria apetecible, y……podríamos librarnos de esas pantaletas...

María, le miro de arriba abajo, se controló y le pareció que el silencio era la mejor respuesta, se levanto de la cama, se arreglo y le dijo que iba de compras al súper

... el día domingo, Tomas despierta y le da un pellizco a los senos de Maria
y le dice:

... Si consiguieras dar firmeza a esas teticas, podría mamartelas como un querubín hasta saciarte de placer,……y a la vez podríamos librarnos de ese sostén......

Aquello excedió el límite racional y ecuánime de Maria y de cualquier mujer que se precie, comprendió que el silencio definitivamente no era la mejor respuesta.

... Entonces María se volteó hacia él, le agarró el pene y le dijo:
... Mira coño de tu madre, si tú consiguieras dar firmeza a este palito, podríamos librarnos del cartero, del jardinero, del lechero, de tus compañeros de trabajo y del compadre!!!

ARTURO CARRION small anthology