Exposiciones

viernes, enero 20, 2006

5 Manias


Como dice Pedazodecaos, al parecer este juego está rulando, jodiendo y gozando una bola por ahí desde hace unos días y la culpa de que ahora me toque a mi la tiene la susodicha Pedazodecaos, que me ha dejado esta tarea asegurando que yo debo tener miles de manías… Pues, como las damas siempre terminan teniendo la razon……..entonces empecemos la catarsis maniática.

LAS REGLAS DEL JUEGO SON:

El primer jugador (fijo que fue algún bicho raro que se sentía sólo en su mundo de maniático y necesitaba confirmar si había más pendejos como él) de este juego inicia su mensaje con el título "5 extraños hábitos tuyos". Las personas que son invitadas (el resto de maniáticos de la red) a escribir un mensaje en su respectivo blog a propósito de sus extraños hábitos, deben también indicar claramente este reglamento (por si alguien es lento y le cuesta entender de qué va la cosa). Al final, debéis escoger 5 nuevas personas (eso para hacer amigos, y para que engañarnos…tener nuevos lectores) a indicar y añadir el link de su blog o diario web. No olvidéis dejar un comentario en su blog o diario web diciendo:"Has sido elegido" y dices que lean el vuestro.

Veamos mis manías, que obviamente son bastantes más de cinco… realmente soy un maniatico compulsivo….. pero bueno trataremos de condensar…

Top Five maniacs

Manía 1: Detesto el desorden cotidiano
Con esto no quiero decir que detesto el desorden per se ni la cotidianidad, porque cada quien hace de su vida un saco, pero joder, cuando me afecta a mi se me enciende la mechita cerebral de la arrechera. Eso me sucede cotidianamente, por eso me arrecha la cotidianidad. Eso me sucede desde que me levanto para irme a mi refugio taller hasta que regreso a casa, menos mal que paso bastante tiempo en mi taller, sino, ya estaría de siquiatrico…fijo.
El hecho es que comparto mi vida con tres seres, nacidos para el desorden vivencial de características genéticas. Mi esposa, desde que llega de su trabajo, va desarticulándose por toda la casa hasta llegar a la habitación en situación de desnudo total, pareciera que realiza un performance a lo body Art., afortunadamente es extremadamente hermosa y eso me alegra la visión. Pero el reguero sigue allí hasta nuevo aviso. Con mi hijo la cosa va mas allá, cual hijo de su madre, su habitación es un símil de una chatarrería o desguase de coches, pero en vez de coches, es de libros, video games, chaquetas, abrigos, calcetines, chándal, platos y vasos con desperdicios de comida de cinco días antes, Todo esto imitando a la abuela que hace exactamente lo mismo, con el agregado de regueros de alpiste del perico que tiene en su habitación y dizque según ella la escucha y comprende en todos sus avatares de la vida, combinado este reguero con los pelos de la perra, que en vez de perra, pareciera una fabrica ambulante de pelos. Como resultado de todo este desorden, si se me ocurre prepararme un café, no encuentro tasas ni cucharillas para mezclar el café, o platos para servir la comida. A todas estas, siempre recurren a mi, para averiguar donde están las cosas,…. Llaves de la casa, teléfonos móviles, carteras, Y allí comienzan nuevas dosis de arrecheras.
He llegado a la sabia conclusión de unirme al grupo, para encontrar el perfecto equilibrio de la vida conyugal.



Manía 2: Documentar el Pasado
Me he pasado la vida coleccionando cosas, no como cualquier gilipollas que colecciona cajitas de fósforo o moneditas de países que a la final no sirven para comprar un café o un dulce a los nietos, no, me gusta coleccionar ideas o experimentos en formatos de discos de vinylo, acetato, dvd, CD, papel convertido en libros, fotografías, videos en todos los formatos, obras de arte y compulsiva y recurrentemente equipos para procesar y grabar imágenes y sonidos.
Supongo que tengo clarísimo que en algún momento desapareceré orgánicamente de este planeta y deseo fervientemente mantenerme a través de imágenes y sonidos….esto nos ocurre a todos los humanos después que sobrellevamos los 50 añitos a cuesta….Hablo de los humanos pensantes.

Manía 3: Dormir con mi mano posada sobre la cadera de mi esposa
Desde que estoy casado, antes este fenómeno no me sucedía, cuando mi esposa y yo decidimos irnos a la cama a dormir, ahh!! De vez en cuando hay que dormir. Cuando el sueño me atrapa, inmediatamente busco posar mi mano sobre la calida y hermosa cadera de ella, de no hacerlo, no se me apaga el monitor. Sí, me quedo como la PC, en estado vegetativo, colgado. Ella siempre me deja hacerlo, pero cuando pasan unos veinte minutos, estando en mi sopor, escucho una vocecita calida que me dice “date la vuelta”, es entonces cuando ella monta su pierna sobre mi cadera y los dos nos quedamos dormidos. Probablemente esa es su manía.


Manía 4: Descubrir como funcionan las cosas
Desde chico, siempre me llamo la atención “el porque funcionan las cosas”, menos mal que no me dio por descuartizar pollos o sapos para ver como eran por dentro o porque saltaban o cacareaban. De haberlo hecho seria un “Leonardo” latinoamericano. El hecho es que en una ocasión recibí una paliza de mi madre, cuando apenas tenía unos 8 añitos, porque se me ocurrió desarmar una plancha eléctrica que se había dañado y estaba tirada en el trastero, porque había dejado de calentar. Luego de desarmarla, averigüe donde estaba el fallo y la arregle, muy sonriente y feliz se la lleve a mi madre, y en vez de darme las gracias, me dio una paliza de padre y señor mío, porque eso era muy peligroso y he podido morir electrocutado. De nada valió la paliza, a partir de ese momento, cuanto juguete me regalaban, lo desarmaba y lo volvía a armar. Eso me producía y me sigue produciendo mucho placer, aunque ahora lo hago con computadoras, con coches, y con cuanto adminículo se apodere de mi atención. Debo aclarar que siempre arreglo las cosas que se dañan. A quien nunca he podido arreglar es a mi mismo.

Manía 5: No soporto las ambigüedades
Me cabreo de manera tangencial cuando encuentro gente que no son chicha ni limonada, que no se mojan, que no tienen cojones para definir o afrontar una situación. Cuando veo políticos rastreros que van a sus intereses personales, cuando alguien oculta sus apetencias sexuales o su genero. Cuando alguien le pide permiso a los demás o a alguien en particular para realizar algún acto de lo más cotidiano como es comer algo o realizar una tarea que no perjudica a nadie, cuando veo a un periodista que falsea la realidad, cuando alguien miente sin sentido ( La mentira siempre guarda un sentido, pero eso es otro tema), cuando la gente habla estupideces que no vienen a cuento en una conversación, cuando alguien es un irresponsable del quinto pino y se excusa diciendo que nació así, que no puede funcionar de otra manera.

Bueno, mejor dejo esto hasta aquí, porque sino voy a agarrar una arrechera madre con el planeta entero y no estoy por la labor….cada quien que haga lo que le salga de los mismísimos……

Pero después de esta auto catarsis, tengo que buscar joder a alguien con este jueguito, que la verdad…desestresa un poco.

Blogueros maniaticos invitados y jodidos:
Fairywindy

Cruella de vil

Andrea recoll

Ciber CECI

Sikanda

5 comentarios:

Ceci dijo...

Ja, ja...Pues muchas gracias por la invitacion. Tengo tantas manias que no se ni por donde empezar

Fairywindy dijo...

Mi querido amigo, buena la vamos a hacer con el cuento de las manias... je je je, ya veremos como quedamos con ello. Gracias por invitarme y como siempre recibe un beso con todo cariño.

pedazodecaos dijo...

ya te decía yo que tenías que tener por kilos, pero fijaté que no, yo pensé que las tenías más gordas... de hecho compartimos algunas, sobre todo la primera.
Ala, a cuidarse y a poner firme a la familia que deben ser un atajo de desaprensivos que ya ya....

Andrea Recol dijo...

Querido Arkadiaz:

Eres la segunda persona que me invita a participar en la cadena y a la segunda a la que digo que no. Yo ambigüedades no tengo. Me encanta escribir de lo que me viene en gana y no me apetece nada lo de las manías. Espero que me perdones. Un fuerte abrazo de Andrea

Sikanda dijo...

Me reí burda con la primer manía. Soy igual, pero porque sufro de desorden de atención. Entonces necesito un lugar para cada cosa, sino fijo que la perderé. Y me da una arrechera madre... que ni te cuento.

Pobre del que me cambie algo de lugar en la habitación...

Bien, veré de ejercer mi deber maniático. Soy toda uan Monica Geller, así que habrá algo ahí de material.. digo yo :P

Besos, gracias por joderme con la cadena ;)