sábado, agosto 13, 2005

La noche complice



La Noche Complice

La Noche llego de soslayo, sin previa invitación a la memoria
El divagar entre realidades y tormentos, se hicieron sus cómplices.
La brisa fresca sinuosa se cuela sin aviso y sin protesto hasta tocar mi espalda
Absorto en tu recuerdo y atrapando tu imagen que se vuelve difusa por instantes
Me observo sentado, intentando tocarte,
buscando sentir tu olor de perfume de la noche
Noche de manos acariciando el tiempo y la distancia, donde te esconde la vida
Noche de grillos citadinos que se confunden en la maraña de voces injertadas
Noche de pesares y suspiros que se lleva la brisa a hurtadillas
Noche de imágenes que se agolpan como álbum sin revisar
Noche de ojos cerrados que miran tu mirar desvanecerse
Noche de sonidos de tecla que me acercan tu alma desvanecida por la distancia.
A la distancia, la calle me regala sus luces y sonidos
Intento encontrarte en ellos, la noche se hace cómplice y te oculta
Solo me observo, retomo el sonido de las teclas para conservarte
El abrigo del cansancio se posa lentamente a la espera.
El tiempo se vuelve sonido de campanas amanecidas
Y el sonido se oculta indiferente en el silencio
Tiempo de esperas, noches profundas y melancolicas me niegan tu existencia.

Arturo Carrion2001


jueves, agosto 11, 2005

El rebusque estudiantil




El rebusque estudiantil


Como veran amigos, en los ultimos post realmente he estado manguareando como dicen en Caracas con algunos chistes, Todo esto debido a que estamos en pleno verano en Europa y todo el mundo lo que busca es playa, montaña o cualquier cosa que lo aleje de sus cotidianeces.



Yo soy de los pocos que sigue encerrado en su atelier preparando una exposicion para noviembre y otra para inicios de 2006.
Santiago en verano es un hervidero de turista y paisanos paseantes. Las terrazas de los pub y los cafes se atiborran de personajes de distintas y variopintas nacionalidades, todo el mundo quiere comprar y otros tantos vender.



Los estudiantes universitarios aprovechan estas fechas para rebuscarse algo de dinero que les servira para divertirse mejor en la entrada del otoño, cuando Santiago será para ellos solos. De momento todos curran en lo que saben hacer desde que despunta el alba hasta altas horas de la madrugada. Mimos, Musicos, Titiriteros, Juglares, hasta Chinos vendiendo flores que se marchitan en un plis plas.


Me divierte ver Japoneses, Alemanes, Ingleses, Checos,Holandeses, Franceses, comprando los disfraces de los peregrinos de Santiago para hacer ver que hicieron la ruta de Santiago...En Santiago veraniego cada quien y cada cual se crea su mundo.



Imagenes de Arkadiaz

ARTURO CARRION small anthology