viernes, mayo 13, 2005

Tres chistes y un dolor




CHISTES PARA BLOGS domingueros


Ley del Silencio

Manolo y Rosa, un matrimonio gallego normal, pero que muy normal…., Estaban peleando mucho últimamente en la casa y en una de esas discusiones deciden que no se van a hablar mas. Ya se sabe, la famosa "ley del silencio/hielo", combinada con la de Thalion…..ninguno le hablaba al otro y viceversa.
Pasa una semana, el día domingo, el Manolo se da cuenta que necesita que su esposa lo despierte al día siguiente a las 7 a.m. (el despertador estaba estropeado), ya que tenía una importante partida de golf con un cliente…. ¿imagínense un gallego jugando Golf…? y Rosa debía levantarse ese día a las 6,45 a.m. como todos los días laborables, gracias al casi inaudible sonido de su precioso reloj/despertador de pulsera, que él la había regalado.
Como no quería ser el primero en romper el silencio (y así perder esta batalla) le escribe en un papel:
"Por favor Rosa, levántame a las 7 a.m."
A la mañana siguiente el Manolo se levanta y se da cuenta que son las 9 a.m. y que la partida de Golf, y quizás también el importante cliente, se habían ido al carajo!!!. Furioso se levanta pensando en las "burradas" que le iba a escuchar su Rosa cuando se la echara en cara (ni ley del silencio ni leches, ni ocho cuartos)...
Y en eso encuentra un papel pegado en el espaldar de la cama que decía:

"¡¡Manolo, son las 7 a.m., levántate!!"

¿Como responde el hombre ante este tipo de batallas?


El Burro de Tiburcio

El joven Tiburcio Linares, médico recién graduado es asignado por el sergas, a una aldea rural en Galicia, al cabo de dos semanas, extrañado e intrigado, se da cuenta que no había visto ninguna mujer en el pueblo y que solo había tratado hombres.
Después de varios días y tomar un poco de confianza con algunos de los aldeanos, le preguntó a uno de sus pacientes ¿Que hacían ellos cuando tenían necesidad de sexo….de follar…?.
El paciente mirándole como “gallina a la sal”, le respondió que iban…. al río….si señor…al mismísimo Río
Llegó el fin de semana y el doctor para que no lo confundieran como HOMO, se fue al río, en donde se encontró una enorme fila de hombres parados a la orilla.
Al ser tan conocido en el pueblo, los lugareños le cedieron el puesto al doctor Tiburcio, hasta que llegó a ocupar el primer lugar.
Al mirar adelante el doctor se da cuenta que hay un burro, y piensa: " ¡Caramba! ... ¿tener sexo con un animal? Pobre gente - Y yo no puedo negarme ahora que tan gentilmente me han cedido sus puestos..."
A los quince minutos de estar el doctor Tiburcio, desnudo y pegado por detrás del burro, y mientras todos los hombres de la fila miraban con respeto como lo besaba, le mordía las orejas y sudando le agarraba el pecho; uno de ellos se le acercó sigilosamente y le preguntó:
Doctor ¿le falta mucho? porque necesitamos el burro para cruzar el río, ………………del otro lado están las mujeres...


No sabían tener hijos

Concho y Maria, un matrimonio muy, pero que muy feliz, van al médico, preocupados porque no podían tener hijos, ya que no sabían que tenían y debían hacer para ello.
Una vez que se lo explican al doctor, éste le dice al Concho:
- Su mujer lo que necesita es un coito.
Concho, se queda extrañado y pensativo mientras el doctor le pide a Maria que pase a la habitación de al lado.
Al abrir la habitación, Maria se encuentra un negro inmenso desnudo, que la hace pasar de la preocupación a la admiración y desenfreno. Al cabo de 10 minutos se escucha a Maria dando gritos de placer.
UYUYUiiiiiuí!!!...SI…SI…SSSIIII….POR HAY NO… QUE ME QUEMA!!!...MÁS…MASSS!!!.....ahhhh!!! papachongo!!!
El Concho un poco extrañado le dice al doctor.
- Mire doctor, porque usted y yo sabemos de sobra lo que es un coito
….. ¡Que sino diría que el negro se la está follando!!


Desde Siempre

Un hombre de cierta edad vino a mi atelier donde trabajo, para comprar unos dibujos, los cuales regalaría a su hija, pronta a casarse .Tenía bastante prisa, así me lo hizo saber y mientras le mostraba los dibujos para su escogencia, le pregunte ¿que era eso tan urgente que debía prisa? Me respondió que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su mujer que vivía allí.
Seguidamente me miro a los ojos y con cierta languidez y cansancio en los suyos, me contó que llevaba algún tiempo en ese lugar y que ella, tenia un alzheimer muy avanzado.
Mientras terminaba de empaquetarle los dibujos, le pregunte si ella se alarmaría o preocuparía en caso de que él llegara tarde esa mañana.
No!! …me dijo, ella ya no sabe quien soy. Hace ya casi cinco años que no me reconoce.
Entonces le pregunte extrañado. ¿Y si ya no sabe quien es usted?
.... ¿Por que esa necesidad de estar con ella todas las mañanas? Me sonrió, y dándome una palmadita en la mano me dijo:
“…..Ay…Maestro; Ella no sabe quien soy Yo, pero yo todavía se muy bien quien es ella”.
Le mire, sintiendo un nudo en la garganta mientras nos despedíamos y se marchaba…. y pensé adentrándome en mi taller “Esa es la manera de amar que quiero para el resto de mi vida, el verdadero amor no se reduce a lo físico ni a lo romántico, el verdadero amor debe ser la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido,……de lo que será y de lo que ya no es...”




Nos vemos en la luz!!!

1 comentario:

pedazodecaos dijo...

Me estaba riendo mucho con tus chistes... hasta que llegué a la última parte y... se me quedó un nudito en el alma
Besos de corazón

ARTURO CARRION small anthology